9 nov. 2010

Burgos, Frío De

Parece mentira, pero año tras año es lo mismo. Sabemos que es así, lo sabemos de sobra, pero aun con todo nos quejamos… por que nos gusta y nos hacemos los eternos sorprendidos del frío que hace y volvemos a romper silencios incómodos con un simple "¿Que frío hace hoy verdad?" Pero como decía mi abuelo, y dice mi padre, no hace frío, viene ya hecho.

 Y se oye que ya empieza el invierno, pero no, aun no, dile al calendario que no venga con prisas, que aun es otoño, que apenas empieza a oler a castañas...
Empiezas a rascar cristales, a usar mil mantas, a tener los dedos morados al salir de casa, a perder sensibilidad en el 90% del cuerpo, a oler a nieve, a resbalar el suelo, a caer lluvia, a arrancar un poco antes porque si no el coche no anda, a ver  mucha escarcha y poca gente por la calle, a contracturarte entera, a no querer salir de debajo de la ducha caliente por las mañanas, a buscar radiadores calientes en los que apoyarte, a gotearte la nariz, a sentarse en la baldosa caliente del baño, a quedar a tomar cafés y no derivar a la cerveza, a usar gorros, a tener los labios morados y partidos, a dolerte la cara, a oler a frío cuando alguien llega a casa de la calle... y no nos damos cuenta, pero el mundo está resplandeciente, todo parece de cristal y pedrería.

Y no os quejéis tanto copón, que el frío conserva y os mantiene tersos ;)

4 comentarios:

Tarantina dijo...

Mermeladita
Por muy bonita y sentimental sea tu entrada , no me vas a convencer.
Yo me quedo con el calor del verano ^^

Jana dijo...

Tersos, y digo yo, por qué la Beckham y compañía no se vienen aquí en lugar de gastarse millonadas en botox y mierdas... aunque pensámdolo bien... mejor que se venga David Beckham y compañía... o mejor ¡Alcide! :D

Natalia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia dijo...

mmmm, olorsito a castañas asadas.... =)